En Chica gay, Dios bueno, la autora Jackie Hill Perry comparte su propia historia, ofreciendo herramientas prácticas que la ayudaron en el proceso de encontrar integridad. Jackie creció sin padre y experimentó confusión de género. Abrazó la masculinidad y la homosexualidad con cada fibra de su ser. Ella sabía que los cristianos tenían mucho que decir sobre todo lo anterior. ¿Pero se suponía que ella se cambiaría a sí misma? ¿Cómo se suponía que ella dejaría de amar a las mujeres, cuando la homosexualidad le parecía más natural que la heterosexualidad? a la edad de diecinueve años, Jackie se encontró cara a cara con lo que significaba ser renovado. Y no en una iglesia, o por contacto con los cristianos. Dios irrumpió y volvió su corazón hacia Él, justo en su propio dormitorio, a la luz de su evangelio.

Chica Gay, Dios bueno

$290.00Precio

    Coalición de Consejería Bíblica